7 dic. 2010

Prohibición.

La inhibición se oculta bajo los guantes de lana que cubren sus cálidas manos. Las penas mueren a pisotones de las sombras que poco a poco se adueñan de la noche.

El silencio de las alas que aún no despegan sugieren una breve mirada, prohibida y que incita. El juego comienza: los cristales del cielo provocan un incendio entre los adjetivos que se transfieren de una boca a la otra. 

Las revoluciones del reloj se incrementan, las mentiras nublan el cielo. Una verdad se precipita en llovizna, en aire fresco, en la humedad que se palpa. 

Los versos se murmuran al exhalar dióxido de carbono. Las ganas aumentan. Sin embargo, ya es tarde y todo se guarda en la cartera, junto a las fotos del ayer. Se guarda todo para después.

5 dic. 2010

Licuado

Las ideas dan vueltas en la licuadora mental. Se sabe el paradero al que hay que llegar y sin embargo hay muchas esquinas donde las palabras suben y bajan dejando en un desorden total los asientos del pensamiento.

Las flores crecen y dejan caer frutos extraños, con figuras y colores inéditos, la cosecha será difícil. Se siembra más incertidumbre en los campos de la razón. 

No se sabe bien qué hacer ni qué decir. Se navega entre tierra erosionada, las áridas verdades queman la ilusión y el ilógico futuro duerme sobre una hamaca de papel. 

Como pájaro con alas heridas al querer volar, se logran tan solo unos brincos, se consigue avanzar tan unos centímetros hacia adelante, sobre la horizontal. Nada en la vertical..