22 jun. 2012

Tiempo muerto

Apenas Ramón se había encontrado consigo mismo veinte años después, la máquina del tiempo se sobrecalentó dejándolo atrapado dos décadas posteriores a su existencia temporal real. 

Por suerte el Ramón mayor, que cada vez estaba más difuso, ya había pasado por esa situación y entre los dos con relativa facilidad repararon justo a tiempo la máquina para que cada Ramón mantuviera su vida en su temporal correspondiente y así conservar ambos su existencia.


2 comentarios:

Flakicienta dijo...

Le dire que me preste su maquina!!

Alejandro Kreiner dijo...

No podemos reparar el tiempo; más bien el tiempo nos repara.

Saludos.