2 nov. 2012

Muertos

La luz de las veladoras eriza la piel, una sábana de silencio cubre nuestros cuerpos. Un susurro desde el olvido  nos recuerda que somos temporales.