17 ene. 2013

Nada más

El silencio se escurre como aquel río antes de ser cascada. Las palabras se hunden, los cuadrados resultan perfectos y los círculos, viciosos. 

La turbulencia acecha como serpiente tras un arbusto. El perfume de ayer persiste en el aire. Ideas minusválidas intentan apretar el paso.

Y para disipar la bruma basta con un soplo de aire fresco, con un punto de luz que se burle de la oscuridad.

No hay comentarios.: